Conecat Conferencia 2

Los Ejes Transversales de la Teología de la Evangelización

 

Al hablar de Teología nos encontramos con la identidad primordial de la Iglesia “Anunciar el Reino de Dios”

La evangelización resplandece de muchas formas.

I) La teología. La diaconía irrenunciable del Pueblo de Dios.

  • La teología es la interacción de la fe cristiana, el misterio de Dios, la experiencia de su presencia en la historia y la razón humana.
  • La teología es un carisma derramado en la comunidad creyente.
  • La teología nace en misma Iglesia y tiene lugar de origen de cuatro fuentes indispensables.
  • La teología tiene un carácter provisional y precario por un quehacer humano.

Debemos valorar con justicia todo intento teológico, que nos permite dialogar con el Dios que nos rodea por todas partes.

  1. Inagotabilidad del misterio de Dios y del hombre.
  2. La condición peregrinante del creyente en la historia
  3. Las circunstancias históricas y socioculturales, cuantas situaciones nos llevan a replantear la certeza de la fe.
  4. La acción perseverante del Espíritu

La teología es un acto humilde para poner al creyente ante el misterio de Dios que es social, servicial y práctico.

Los teólogos crean puentes para entender el misterio de Dios y del hombre.

 

¿Qué significa un eje transversal?

Es un elemento vertebrador, unificador, articulador y dinamizador que abrazan a una realidad más amplia -> la Evangelización.

 

II) EJES TRANSVERSALES

1) Evangelizar es vivir el don de humanizar la existencia.

Ver al ser humano como sacramento y eje superior de la creación. Entiende su vocación, su tarea y su destino desde el Plan de Dios. Reconoce los valores del Evangelio como base de la humanización.

2) La Palabra de Dios, Raíz Fundacional del Misterio Evangelizador.

La voz de la Palabra en la revelación; el rostro de la Palabra es Jesucristo; la casa de la Palabra es la Iglesia; los caminos de la Palabra se concentran en la misión; La Iglesia es el Pueblo de Dios.

Cita: “Cuando teníamos todas las respuestas nos cambiaron todas las preguntas” Eduardo Adriano.

3) La Evangelización acoge con sabiduría a la cultura.

Las culturas es la voz inherente a la naturaleza humana, tarea y destino que hacen de la persona un ser esencialmente cultural. En efecto, él es creación, testigo, transformador, protagonista, promotor, corrector y tambien destructor de la cultura como su segunda naturaleza humana.

4) La travesía del Espíritu por el universo de la Evangelización.

El Espíritu Santo ocupa un sitio privilegiado en la Evangelización. Su misteriosa presencia tiene un programa que se reconoce con un hecho imprescindible de la fe se anuncia.

El Espíritu Santo es la clave principal para llevar a cabo una Evangelización con autenticidad.

5) Jesús: Profeta inconfundible del Evangelio del Reino

En la corriente profética es un hecho sobresaliente en la historia de la salvación. Los profetas tienen una presencia singular en pueblo, debido a los grandes fundamentos de su identidad: el Espíritu, la Palabra, la Comunidad, la historia y la promesa. La predicación de Jesús es Reino-céntrica.

6) Evangelizar es construir la historia como germen de esperanza.

El creyente contempla la historia como lugar de las posibilidades del hombre y espacio de los proyectos de Dios.

Cuando los proyectos humanos coinciden con los proyectos de Dios, entonces estamos hablando de alianza, que es la imposición amorosa de Dios.

7) Evangelizar es vivir la Iglesia en estado de diaconía permanente.

Servir es el máximo privilegio de un evangelizador. Él se vincula a la Iglesia con una lealtad fundamental, poniéndose incondicionalmente a su servicio, sus mejores talentos, como acto de fe en su ministerio.

Conclusión:

Los ejes trasversales que hay que contemplarlos en su mínima relación, dado que la Evangelización consiste en acciones de calidad, profundidad y vivencia.

La Evangelización acompaña al creyente del acto de fe a la vida de fe.

 

Esta entrada fue publicada en Contacto. Guarda el enlace permanente.